lunes, 1 de julio de 2013

Alicia Casañas

Esta entrada es algo mucho más personal de lo que hemos estado tratado. Algunos sabrán quien es Alicia Casañas, otros no.





Ella era mi tía, hermana de mi papá, y digo era porque ya no esta mas con nosotros, nos dejo hace poco más de un año de una manera inesperada. Ella era de las tías más alegres de la familia, si estaba ella era fiesta segura. Siempre fue una mujer que aparentaba mucha seguridad, mucho carisma sin importar sus problemas, creo que era de las favoritas de los sobrinos (y obvio me incluyo).

Algunos en la familia, junto con mis papás, bromeaban sobre que ella parecía mas mi mamá porque físicamente eramos muy parecidas (ella era gordita y yo lo sigo siendo), mis papás le decían que mis pompis eran herencia suya.

La obesidad es un asesino silencioso, aparentemente no dan señales pero con el tiempo uno aprende a identificarlas. En el caso de mi tía ella falleció muy joven, poco mas de 50 años, primero comenzó con una aparente hepatitis (enfermedad que no discrimina edad, sexo...) después de eso no se muy bien que pasó pero al parecer mi papá le recomendó ir a un hospital y fue ahí donde la retuvieron, le hicieron estudios y de ahí solicitaron que donáramos sangre. Todo esto sucedió en aproximadamente 4 meses. De ser una persona obesa buena parte de su vida bajó de peso rapidísimo, la última vez que la vi estaba delgadísima.

Se que la trataron de operar porque tuvo algo tipo cálculos en los riñones, después le detectaron un cáncer en no se donde y de ahí no volvió a salir. Ni siquiera le dio tiempo de tener su primer sesión de quimioterapia. La vi un jueves (era semana santa, aún lo recuerdo) y falleció el viernes en la madrugada. ¿Que sucedió? Murió de un paro cardíaco, tenía dolores muy muy fuertes, lo se porque llamaba llorando a mi casa pidiendo que mi papá le recetara algo para reducirle el dolor.

La cosa aquí es que desde que ella falleció sentí que toqué fondo, ella fue alguien a quien yo quise demasiado, tal vez nunca se lo dije pero aun hoy mientras escribo esto la recuerdo y no puedo evitar llorar por todas las cosas que viví con ella, los secretos que ella sabía de mi.

Quiero cambiar mi vida porque no quiero morir, no quiero morir joven, no quiero morir de manera sorpresiva, quiero morir de viejita como una ancianita normal. No quiero repetir esa historia porque no quiero dejar a mi familia tan joven, no quiero que sufran las personas por mi culpa.

En diciembre del año pasado (2012) prometí cambiar, prometí bajar de peso porque ella es mi motivo para hacerlo, por mi tía y por mi.

Por eso voy a bajar de peso, por eso me estoy cuidando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recientes