Recientes

lunes, 8 de julio de 2013

¿Cómo ayudar a una persona con obesidad?

bullying-obesidad-salud-xl
Muchas veces cuando tenemos a alguien cercano a nosotros con problemas de obesidad o sobrepeso, no sabemos como ayudarle a cambiar y mejorar su salud, algunas veces recurrimos a "técnicas" que lejos de ayudar, hunden más a las personas y hace más difícil su recuperación.



Es verdad que es muy complicado que las personas con un problema acepten que lo tienen, es por esto que debemos recordar que la paciencia y el amor que necesita una persona con sobrepeso es fundamental para lograr cambiar su estilo de vida.

Hay varias maneras de ayudar, pero lo más importante es tener presente que representa esta persona en nuestra vida, pueden ser nuestros padres, hermanos, tíos, amigos o nuestra pareja. Debemos tener muy presente cuanto amamos a estas personas y que deseamos que mejoren por que no deseamos verlas sufrir.

Lo que NO debemos hacer


No recurrir a los insultos y burlas, a veces pensamos que hablarnos fuerte hará que entendamos, pero no hay nada más alejado de la realidad. Recordemos que son personas que amamos y no debemos lastimarlas con frases hirientes que solo empeoran su autoestima. 

No es que no sepamos que tenemos un problema, sabemos perfectamente que impacto tiene nuestra enfermedad sobre nuestro cuerpo, tampoco quiere decir que no nos importe o que deseamos morirnos pronto. Muchas veces no sabemos como lidiar con nuestra realidad, no sabemos por donde empezar a cambiar. Las ofensas no ayudan a abrir nuestro panorama

Si decidimos cambiar nuestra rutina, por favor, tengan mucha paciencia, apoyen las decisiones que tomamos, aunque para ustedes no represente un gran cambio. Es muy difícil decidir que saldremos a correr por las mañanas o inscribirnos a un gimnasio, y frases como "A ver cuanto duras" o "eso ni sirve de nada" son muy hirientes. No nos desanimen antes de empezar

Cambiar nuestra dieta es mucho más difícil cuando todos a nuestro alrededor comen cosas tentadoras, respeten nuestra decisión de cambiar de régimen alimenticio y eviten decir "el pasto es solo para las vacas" o "eso ni es comida". Les aseguro que muchas veces nosotros estamos mejor informados de como debemos comer, si tu estas en tu peso y puedes darte esos lujos de comer lo que sea sin afectar tu salud, recuerda que todos somos distintos y cada organismo responde diferente. 

Evita las etiquetas y apodos, por años se refieren a nosotras como "la gordita", "cachetona", "bolita", etc. si lo aceptamos es en gran parte por que sabemos nuestra realidad y de mostrar nuestro descontento, solo lograríamos ofensas mayores. Aceptamos estos apodos por que no nos queda de otra, más no por que nos guste. A veces nos ponemos mascaras, diciendo que nos sentimos a gusto siendo "la gordita chistosa", "la gordita de cara bonita", "la cachetona buena onda" ... pero la verdad es que solo así podemos lidiar con nuestra realidad. 

No evidencies nuestra debilidad frente a conocidos, amigos y familiares. Hacer comentarios despectivos frente a otras personas, solo aumentan nuestra inseguridad. Recuerda que la obesidad al final es resultado de una adicción o de un mal control sobre la comida, la mayoría de las veces, cuando nos sentimos mal con nosotras mismas, comemos más, ayúdanos a romper este circulo.

No caigas en el juego del premio y el castigo. Bajar de peso no debe ser motivo para comprar regalos, pero  las palabras de afecto y de aliento nunca deben faltar. Si nos equivocamos, dilo con sutileza y recuerdanos por qué decidimos empezar el cambio. Recuerda necesitamos mucha paciencia.

No seas indiferente a nuestros esfuerzos. Tal vez no insultes, sencillamente no dices nada, pero muchas veces no recibir ningún tipo de alagos ante nuestros intentos, también termina por deprimirnos. Es triste sabes que no importa lo que hagas, nunca harás lo correcto. ¿Para qué esforzarte si de cualquier forma el resultado es el mismo?

Que si podemos hacer

Lo primero es armarte de mucha paciencia y con mucho amor, ayúdale a entender que necesita cambiar de vida, busca un momento adecuado, no lo hagas a mitad de la comida, por que eso solo la hará entrar en tensión. Busca un espacio donde se encuentre relajada y con el mejor de los ánimos, invítala a que juntos busquen soluciones.

Si tu si haces ejercicio, invítala a que te acompañe y que sea parte de tu rutina, planea ejercicios que pueda seguir, tal vez empezar saliendo a caminar por las tardes, pasear al perro, algo que puedan compartir y le ayude a reintegrar a su vida la actividad física.

En la cocina, pueden aprovechar para planear y cocinar nuevos platillos que sean más saludables, procura integrar a toda la familia en un nuevo régimen alimenticio, a nadie le cae mal aprender a comer más vegetales, a la larga será un beneficio para todos.

Lo más importante, cuando notes que cae en depresión y que las fuerzas flaquean, es cuando más necesita de tu apoyo, recuerdale que tan importante es para tí, dile que paso a paso pueden lograr un cambio significativo. 

La obesidad es una enfermedad que para lograr ser combatida, necesita de toda la familia y amigos. La mala alimentación es un vicio, como el alcohol, el cigarro, las drogas, los videojuegos, etc....  pregúntate a ti mismo ¿cuantas veces has intentado dejar un vicio y haz fallado en el intento?. Del mismo modo bajar de peso no es fácil, y aceptarlo tampoco.

El primer paso para cambiar es aceptar que tienes un problema, y reconocer que necesitas ayuda. Abre tu corazón para brindar esta ayuda cuando te lo pidan. Te sorprenderá lo satisfactorio que es hacer las cosas con paciencia y amor.




No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada